Buscar

7 años sin Lautaro Chirino: la familia, esperanzada en una nueva instancia judicial contra la aseguradora

En lo Civil, el caso pasó a segunda instancia ya que apelaron la determinación de responsabilidades en «Culpa concurrente». Lautaro murió por gravísimas heridas al salir despedido de la camioneta familiar que fue impactada por un patrullero comunal en Rawson.

Hace 7 años, la muerte golpeó a la familia Chirino y marcó el inicio de una lucha que aún continúa. Uno de sus hijos, Lautaro Chirino Martínez (13) falleció por las gravísimas que sufrió al salir despedido de la camioneta que guiaba su papá Guillermo. Un patrullero comunal municipal los impactó cuando circulaban por el cruce de calles Neuquén y José María Paz, en Villa San Damián, departamento Rawson.

Sin resolución en el fuero Penal, la familia tiene expectativas y confianza en que el fuero Civil resuelva favorablemente en la revisión de una sentencia sobre las responsabilidades en el siniestro vial. Con ello, buscan que quede evidenciado que hubo un mayor porcentaje de culpa en quienes guiaban el patrullero, que no cumplió en el momento del siniestro vial con la ley.

Fortalecidos: Guillermo Chirino y su esposa Lorena Martínez acompañan a otras «Familias del Dolor» y son referentes en la lucha por los derechos de las víctimas de siniestros viales.

Hubo una apelación tanto de la aseguradora como de la familia Chirino. “En la apelación, me hago cargo de no haberle colocado el cinturón de seguridad al poner en marcha la camioneta Kangoo. La consecuencia fue la muerte de mi hijo y mi discapacidad en la cintura tras el siniestro vial; fue mi precio a pagar. Cuestionamos el porcentaje de esa culpa concurrente ya que con nuestro abogado consideramos que el patrullero comunal no podía exceder por ley una velocidad del 40 km. por hora».

Lautaro Martinez Chirino murió por las severas heridas que sufrió al salir despedido de la camioneta familiar. Tenía 13 años.

Chirino profundizó en ello ya que consideran que la apelación de la empresa Seguros R. contradice otra pericia accidentológica que fue presentada y respetada anteriormente. «Nos da bronca y si bien creemos que son las reglas del juego de la aseguradora, no pueden tirar al suelo el trabajo de los peritos y que es el correcto. El perito atestigua que veníamos circulando a 66.2 km por hora y el móvil, a 40.7 km. por hora. Si bien era la mano derecha; yo había terminado de cruzar la calle y los peritos lo avalan. De haberse cumplido lo que afirman en ese informe, no hubiéramos tenido un siniestro como el que ocurrió. El vehículo dio media vuelta, chocó y dio contra un poste de luz. Mi hijo salió despedido. Apelamos a esta culpa concurrente porque no consideramos que sea 50 y 50%».

Para Chirino, es imposible lo que plantea la empresa y que el objetivo es dilatar los tiempos judiciales. «Para cualquier persona que maneja, no hace falta peritaje sino sólo aplicar el sentido común, un móvil policial que circule a esa velocidad y frene, no va a arrastrarse cerca de 2 metros y medio; que es lo que dice la pericia real. Y a esa velocidad no va a provocar reverendo siniestro vial; ni siquiera dándole la razón a ellos. No hay forma de eso ni hubiera causado que saliéramos despedido ambos; hacemos un trompo y listo», explicó indignado.

Nueva instancia

La familia Chirino agotará todos los recursos legales para que se revea la sentencia y puedan tener allí una condena justa. «Pedimos que la ley dictamine lo que es, nada más y nada menos. Si en la primera instancia, en la parte Penal, la justicia no hizo su trabajo como debe ser, porque para que prescriba una causa pasó eso; entonces no podemos permitir ahora que a 7 años de la partida de mi hijo, Seguros R. siga presentando estas apelaciones vergonzosas y que nosotros, tengamos que aceptar. Es inaudito», manifestó.

Unidos: Guillermo no cesa en la búsqueda de justicia por Lautaro y acompaña a otras familias que atraviesan el mismo dolor.

Hizo hincapié en lo que ellos esperan tras 7 años peregrinando en los juzgados. «Más allá del monto que sea, pedimos que se haga justicia en lo civil. Todos queremos que se cierre este ciclo; es lo que anhelamos y tratar de encauzar nuestra vida con cosas que nos ayuden. El dinero que recibamos ayuda a la familia. Si lo ampliamos a lo que sucede con los integrantes de Familias del Dolor y la Esperanza, si recibieran fallos favorables en lo Civil, pueden afrontar desde tratamientos por enfermedades a casos judiciales por separaciones. Son situaciones que se viven tras la pérdida de un ser querido», destacó.

Y agregó: «corresponde que la justicia falle a favor de las familias que sufrieron la pérdida de un ser querido; que en lo Civil no se falle a favor de la víctima es incomprensible».

Dentro de la apelación, el caso pasó a segunda instancia en la Cámara y lo que se aguarda es la sentencia definitiva. «Si los magistrados fallan a favor del seguro, será inaudito; es contradecir a otro juez con argumentos vergonzosos y sin sentido común. Desde nuestro lugar y con nuestro abogado, no lo vamos a permitir», sentenció.

Fuente: Diario Provincia SJ